¿Conoces los diferentes tipos de aceites esenciales de Lavanda?

¿Conoces los diferentes tipos de aceites esenciales de Lavanda?

¿Conoces los diferentes tipos de aceites esenciales de Lavanda?

El aceite esencial de lavanda es probablemente el aceite esencial más popular, uno de los primeros que compramos y el que buscamos con mayor frecuencia. Lo que a menudo no nos damos cuenta hasta que hemos estado usando aceites esenciales durante algún tiempo, es que hay distintas variedades de lavanda, e incluso distintas especies de lavanda disponibles como aceites esenciales. Aunque todas las variedades tienen propiedades en común y comparten algunas características aromáticas, hay que saber que son muy diferentes en su composición química y, por lo tanto, diferentes en sus perfiles de seguridad y uso.

Inclusive, dentro de la misma variedad de lavanda, si ésta crece y se cosecha en diferentes países, altitudes y temperaturas, los constituyentes del aceite esencial destilado varían entre unos y otros.

Te comparto en este artículo las diferentes variedades de lavanda que se manejan actualmente en el mundo de la aromaterapia para que conozcas sus similitudes y diferencias y al adquirir aceite esencial de lavanda, puedas elegir el que aplique mejor al uso que quieras darle. Es importante siempre conocer los nombres botánicos de nuestros aceites esenciales para saber diferenciar entre unos y otros.

Información técnica de lavanda

Familia: Lamiaceae

Género: Lavandula

Especies de lavanda que nos interesan en aromaterapia: L. angustifolia, L. spica, L. spicata, L. stoechas, L. x intermedia, L. officinalis, L. vera, L. latifolia.

Nombres comunes: lavanda inglesa, lavanda francesa, lavanda de Bulgaria, lavanda verdadera (true lavender), lavandin, lavandina, lavanda española, lavanda de gran altitud, lavanda del Himalaya, lavanda mailette, lavanda fina, lavanda espiga, lavandin grosso, lavandin super, lavandin abrial.

Componentes químicos dominantes. Cada variedad las contiene en distinta concentración: linalol, acetato de linalilo, 1,8 cineol, alcanfor, acetato de lavandulilo, lavandulol, terpineno-4-ol, beta-cariofileno.

Forma común de extracción: destilado de las flores y tallos tiernos

Propiedades terapéuticas (común para todas): Calmante emocional, apoyo al sistema respiratorio, regenerador de la piel, analgésico, antiespasmódico, antiinflamatorio, antimicrobiano.

¿Cuál aceite esencial de lavanda elegir?

Para simplificar un poco las cosas, hablaré en este blog sólo acerca de 3 variedades, que son las más comunes y que seguramente ya conoces: lavanda (Lavandula angustifolia), lavanda espiga (Lavandula latifolia) y lavandina (Lavandula x intermedia). 

Lavandula angustifolia

Conocida anteriormente como Lavandula officinalis o Lavandula vera, ésta es la lavanda más conocida y utilizada en el mundo de la aromaterapia. Crece principalmente en Europa y la puedes encontrar como lavanda de Bulgaria, lavanda francesa, lavanda inglesa, lavanda de gran altitud, lavanda verdadera (true lavender) y otros nombres. Con su característico aroma floral intenso, éste varía un poco dependiendo del país y condiciones de altura en la que la planta haya crecido y haya sido cosechada y destilada.

Como ya dije antes, todas las lavandas tienen en común algunos constituyentes como linalol y a monoterpeno; lo que hace diferente a la Lavandula angustifolia es su alto contenido de esteres, particularmente el acetato de linalilo que es muy característico de esta especie de lavanda. Estos esteres son particularmente apreciados por sus propiedades calmantes y es interesante saber que, a mayor altitud de la planta, mayor contenido de estos esteres. Esta es una de las razones por las que el aceite esencial de ‘lavanda de gran altitud’ es muy apreciado y generalmente más caro que otras variedades.  

Aunque es difícil identificarlo, es común que el aceite de Lavandula angustifolia sea adulterado mediante la adición de componentes aislados como el linalol que se obtienen de otras fuentes. También es común que sea adulterado utilizando una parte de aceite de Lavandula latifolia (lavanda espiga) o Lavandula x intermedia (lavandina) ya que estas variedades de lavanda producen volúmenes más altos de aceite esencial cuando es destilado.

El aceite puro de Lavandula angustifolia es muy apreciado por sus propiedades calmantes del sistema nervioso, inhalado es un ansiolítico muy efectivo, ayuda a calmar emociones, dolores de cabeza y dolores premenstruales ya que tiene propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas. Es conocido también como regenerador de la piel y auxiliar para sanar raspones y quemaduras, aunque para éstas últimas es más recomendable utilizar Lavandula latifolia (lavanda espiga) ya que es más efectiva.

Características y perfil aromático: Casi incoloro o amarillo muy tenue, intensamente floral, dulce, un poco herbáceo, refrescante y muy agradable

Beneficios: Además de las propiedades comunes a todas las variedades de lavanda, L. angustifolia es conocida por sus propiedades analgésicas, antidepresivas, ansiolíticas, bactericidas, auxiliar en trastornos de sueño. La lavanda verdadera es muy utilizada para tratar y sanar heridas y quemaduras por sus propiedades antisépticas, analgésicas y de regeneración de la piel. También se conoce por sus beneficios al sistema musculoesquelético para tratar artritis y reumatismo, sin embargo, son mejores opciones la lavanda espiga o la lavandina para estos efectos.

Métodos de aplicación: inhalación, tópica y oral*

Uso seguro: El aceite de lavanda verdadera se considera generalmente seguro y es de los pocos que yo personalmente podría recomendar utilizar sin diluir bajo ciertas circunstancias específicas. Sin embargo, siempre es mejor estar del lado seguro y diluirlo antes de aplicarlo tópicamente. Para consumo oral, siempre consulta con un especialista.

* El aceite esencial de Lavandula angustifolia es uno de los pocos que se vende en los Estados Unidos como una cápsula oral de venta libre (OTC) aprobada por la FDA. Al igual que con otros suplementos que puedes encontrar sin receta, solo debe usarse según las indicaciones. No todas las lavandas son igualmente seguras de usar por vía oral.

Lavandula latifolia

Lavandula latifolia, conocida también como Lavandula spicata o Lavandula spica. Su nombre común es lavanda espiga (spike lavender), aunque también es llamada en ocasiones lavanda española. Su composición es un tanto similar a la Lavandula angustifolia, tiene un contenido significativo de linalol pero con mucho menos acetato de linalilo. Por otra parte, y a diferencia de la L. angustifolia, tiene un alto contenido de 1,8 cineol y algunas variedades también tienen una mayor proporción de alcanfor. Esto no sólo cambia el perfil aromático de la lavanda haciéndolo más herbáceo y alcanforado, sino que es importante señalar que también cambian las recomendaciones de seguridad, además de modificar sus propiedades terapéuticas.

Los altos niveles de 1,8 cineol y alcanfor hacen de la lavanda espiga una excelente opción para dolores de cabeza, problemas respiratorios, inflamación, quemaduras y situaciones en las que se justifica una acción antibacteriana más fuerte. Estos componentes son también los que la convierten en una opción menos segura para los niños y las mujeres embarazadas.

Mientras que la lavanda verdadera (L. angustifolia) es conocida por su efecto calmante y relajante, la lavanda espiga (L. latifolia) puede tener un efecto estimulante en algunas personas por su contenido de 1,8 cineol.

Características y perfil aromático: amarillo pálido, casi incoloro, aroma fresco alcanforado y herbáceo, un tanto amaderado

Beneficios: La lavanda espiga es muy conocida por sus propiedades analgésicas, antisépticas, antiinflamatorias y descongestionantes. Es la variedad de lavanda preferida para masajes del sistema musculoesquelético y para combinar con otros aceites en tratamientos del sistema respiratorio: calma la tos, despeja la congestión y puede ayudar a abrir las vías respiratorias.

Métodos de aplicación sugeridos: inhalación, tópica

Uso seguro: El aceite de lavanda espiga se considera generalmente seguro. Mi recomendación personal es siempre diluir cuando menos al 50% antes de aplicar de manera tópica y no consumir oralmente sin la asesoría de un aromaterapeura.

Lavandula x intermedia

Conocida como lavanda grosso, lavandín o lavandina, esta variedad de lavanda es un híbrido (cruce) entre Lavandula angustifolia y Lavandula latifolia. De aquí es de donde viene la palabra ‘intermedia’ en su nombre botánico. Por lo general, las plantas de lavandina son mucho más grandes y de crecimiento más robusto que L. angustifolia, y a menudo alcanzan más de 1 metro de alto y ancho. Son muy apreciadas en jardinería para llenar espacios grandes en jardines. Tienen hojas más anchas que L. angustifolia y tienen tallos florales mucho más largos que alcanzan hasta 2/3 de la altura de las plantas. Los tallos largos los hacen adecuados para su uso en casa como flor de ornato.

Las plantas de lavandina producen cantidades mucho mayores de aceite esencial que L. angustifolia, a veces hasta 10 veces más y es muy común que en ciertos mercados se comercialice el aceite de lavandina como aceite de lavanda verdadera (L. angustifolia). Esto no sólo afecta el mercado ético de los aceites esenciales, sino que puede llegar a tus manos un aceite de lavanda de mucho menor calidad del que piensas que estás adquiriendo.

Con un aroma que es en ocasiones más intenso que el de otras plantas de lavanda, este aceite es cultivado ampliamente para uso comercial tanto por su disponibilidad como su bajo precio y es ideal para usar en detergentes, jabones, cremas, ungüentos, perfumes fragantes, velas y aceites de masaje corporal. Sin embargo, no es el aceite esencial de lavanda que querrás utilizar para efectos terapéuticos calmantes o estimulantes.

El aceite de lavandina tiene mucha menos complejidad en su química que la lavanda verdadera y, por lo tanto, difiere tanto en sus usos como en su perfil aromático. Ciertamente tiene un aroma parecido al de la lavanda, pero sus propiedades no cubren un espectro tan amplio. Por ejemplo, el aceite de lavandina es adecuado para su uso como antiséptico y para tratar afecciones respiratorias, inflamación de las articulaciones y dolor muscular, pero no tiene la misma acción calmante y sedante que tiene la verdadera lavanda.

Características y perfil aromático: de apariencia incolora, aroma floral, ligeramente dulce, en ocasiones alcanforado

Beneficios: Estimula los sentidos, analgésico, antiinflamatorio, antiséptico, desinfectante y en ocasiones es también utilizado para tratar picaduras de insectos y como repelente.

Métodos de aplicación sugeridos: inhalación, tópica (diluido)

Uso seguro: El aceite de lavandina se considera generalmente seguro, sin embargo, se deben de tomar en cuenta algunas medidas precautorias: puede causar irritación cutánea cuando se aplica sin diluir, puede inhibir la coagulación sanguínea, evitar usar junto con adelgazadores sanguíneos, evitar en el embarazo, no consumir oralmente sin consultar con un aromaterapeuta.

Otra variedad de Lavanda

Existe muchas otras variedades de lavanda, pero estas tres que he compartido son las más conocidas. Sin embargo, quiero mencionar una 4ª variedad, que, aunque es poco conocida, si hay producción de su aceite esencial y podrías eventualmente topártelo: Lavandula stoechas, a veces llamada lavanda española, lavanda portuguesa o lavanda marítima.

Esta lavanda es en realidad muy baja en linalol sin acetato de linalilo. Tiene un alto contenido de cetonas, monoterpenos y 1,8 cineol. Esto lo convierte en un muy buen aceite esencial para problemas respiratorios y antimicrobianos, pero su perfil aromático es completamente diferente de lo que consideramos como "lavanda". Por su contenido de cetonas y 1,8 cineol, está contraindicado en el embarazo y mientras estás amamantando.

No confundas este aceite esencial con las otras lavandas. 

Conclusión

El mundo de la aromaterapia es complejo sin duda, pero conocer nuestros aceites y profundizar en su estudio, características y beneficios nos dará confianza y tranquilidad de que estamos haciendo lo correcto al utilizar cada uno de ellos. Como dije en un principio, conocer el nombre botánico de nuestros aceites esenciales es de vital importancia cuando se trata, no sólo de la lavanda, sino de cualquier otro aceite esencial.

Espero que este artículo haya sido útil. Cualquier comentario, duda o aportación que desees hacer a este artículo, te invito a dejarlo en el formulario que encuentras más abajo.

 

Dejar un comentario

* Necesario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Revisa nuestra política de privacidad

Más artículos del blog